REMEMBRANZAS DE SAN PEDRO DE LOS PINOS.

22 04 2015

El 31 de marzo de 1875, la Sra. Guadalupe Ayala vendió a Don. Pedro Serrano el rancho “San Pedro y Santa Teresa”, situado a inmediaciones de Tacubaya, con una superficie de 313,655 m2. En abril de 1883, el Sr. Serrano vendió a Don Manuel de la Torre el citado rancho; mismo que fue subdividido y vendido en septiembre de 1899.

A partir de 1900 se coloniza por varias familias: Morales, Otero, Valdez, de la Torre, Serrano, Pombo y otras de origen francés. La colonia tomó su nombre por la variedad ­de pinos que cubrían la zona y quedó ubicada en un principio entre lo que ahora es 11 de Abril de norte a sur hasta la calle 9 y de oriente a poniente, entre los actuales ­viaducto y periférico.

Por el año de ‘1908, se construye el jardín Pombo, en terrenos donados por el licenciado Luis Pombo, originario de Oaxaca y diputado por su estado ante el Congreso.

También por esos años se construye el convento del Buen Pastor –actualmente la secundaria num. ocho- . Este convento fué una casa correccional para señoritas que habían cometido faltas a los buenos principios de las familias encumbradas de esa época. El edificio pasó a ser propiedad del gobierno, en tiempos de Plutarco Elías Calles.

En agosto de 1900 se fundó el “San Pedro Golf Club”, primera asociación de este tipo que se instituyó en México. Poco después fue creado el “Mixcoac Golf Club”, rivalizando en un principio con el San Pedro y fusionándose con él en 1904.

La Alameda o Glorieta de los Pinos, posteriormente formó la calle 12, que es actualmente la Av. Primero de Mayo, misma que fue la primera pavimentada de la Colonia, ya que el resto de las calles eran de terrecería, o empedrado rústico. En la llamada Calle Real, posteriormente se construyó un terraplén para las vías de los trenes de mulitas y después parta los tranvías eléctricos. Años después se llamó avenida Morelos y en la actualidad Avenida Revolución. La calle central cambió años después a llamarse calle 24, misma que corresponde actualmente a las calles Dos y Siete, continuación ­una de la otra.

En los principios y a falta de una iglesia en la Colonia, abrieron al público sus oratorios particulares la Sra. Dolores Martínez de Otero y Dn. Manuel de la Torre.

­

A fines del Siglo pasado, entre 1885 y 1900 en San Pedro de los Pinos habla varias ­quintas, algunas de ellas como casas de campo de personas que vivían en el centro de la ciudad; entre ellas la Quinta Morales propiedad del compositor Nemesio Morales; ­quien fue el iniciador en México de la escuela italiana de composición y ópera.

Otra fue la Quinta Aurora, propiedad del Lic. Luis Pombo. Una más la Quinta Miraflores (calle 10 y Av. Revolución) de la cual tomó el nombre la parada de los tranvías y el Jardín Miraflores.

En la panadería “El Trigal”, ubicada frente al jardín Pombo, se exhibe una antigua ­fotografía de dicho jardín, tomada en 1906. El Lic. Pombo falleció en 1905.

Muchos de los datos, fueron confirmados por la Sra. Catalina Pombo, nieta de Dn. Luis, quien reside actualmente en la calle Cuatro.

La iglesia de San Vicente Ferrer comenzó a construirse en el ano de 1922 por el Arq. Arnulfo Cantú. Años después los altares fueron tallados en madera de cedro rojo por el maestro ebanista Carlos Miranda. La torre del campanario tardó muchos años para construirse, pero en 1958, nuestro compañero el Arq. Carlos Cantú Bolland, terminó ­de edificarla.

 Datos recopilados por Fernando Otero.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: